El “Fair Debt Collection Practices Act” protege a Puerto Rico.

 Existe una ley federal llamada el “Fair Debt Collection Practices Act” (o la “Ley de Prácticas Justas de Cobro de Deudas”). También le dicen el FDCPA. Es una ley federal que aplica en todos los Estados Unidos y territorios incorporados como Puerto Rico. Les aplica a los cobradores de deudas. Usualmente éstos no son quienes te prestaron los chavos. Típicamente, son otras compañías o personas que han sido contratadas por el banco o financiera a quien le debes dinero, para perseguirte y conseguir los chavos.

 El “Fair Debt Collection Practices Act” es la ley que dice qué pueden hacer los cobradores de deuda y qué no, cuándo pueden llamarte y cuándo no, con quién pueden hablar y lo que pueden decir. Pudieras pensar y mucha gente piensa que porque en verdad les deben el dinero y no han pagado el “bill”, que pueden abusar de uno los cobradores. Eso no es verdad.

 La Ley Federal indica que los cobradores de deuda no te pueden llamar antes de las 8:00A.M. o después de las 9:00P.M. Los cobradores no pueden hablar de tus deudas con nadie, excepto tu mismo, tu esposa(o) o tu abogado. Los cobradores no pueden ser irrespetuosos en sus expresiones, ni utilizar palabras soeces, ni amenazarte de ninguna manera. Todas las anteriores se consideran prácticas abusivas que violan la ley federal.

 Así las cosas, ¿qué debe usted hacer si está siendo abusado por algún cobrador? Pues, no ignore las llamadas. Contéstelas. Tome notas sobre cada llamada, ¿quién lo llamó?, ¿de qué número de teléfono?, y ¿qué dijo el cobrador? Ello pues, cuando vayamos a recrear lo sucedido para un caso contra el cobrador, tendremos evidencia clara para reclamar. Si ignora las llamadas abusivas o no toma notas de lo sucedido, no podrá vindicar sus derechos bajo el FDCPA.

 Tan pronto usted sienta que está siendo atropellado, hostigado, abacorado, amenazado o abusado por un cobrador de deudas, levante el teléfono y llámenos.  Nos reunimos con usted gratuitamente y sin compromiso alguno. Repasaremos sus opciones. Le orientaremos sobre cómo enfrentarse a los cobradores. Y lucharemos por sus derechos si usted decide llevar un caso.