Detenga la Ejecución de su Propiedad Ahora

Cuando una persona enfrenta problemas económicos, la amenaza de la ejecución de su propiedad se convierte en un factor decisivo en cuanto a solicitar la protección de la Ley de Quiebra. Afortunadamente para los dueños de casa en estas circunstancias, las disposiciones del Código de Quiebra protegen su hogar, previenen una demanda de ejecución inminente, e incluso paralizan y dejan sin efecto una sentencia de ejecución ya dictada.

Con una petición de protección de Quiebra de Capítulo 13, usted puede dejar sin efecto la aceleración de la deuda hipotecaria por el banco y pagar los atrasos hipotecarios en un plan de pago a tono con sus necesidades. Esto es así aún cuando algún tribunal haya dictado sentencia de ejecución, pues, en Puerto Rico, hasta que no se haya otorgado la Escritura de Venta Judicial tras la celebración de la subasta, la Ley de Quiebra puede ser utilizada para que su casa permanezca suya, efectivamente impidiendo el intento del banco de privarle de su hogar.

Sin embargo, mientras más temprano usted solicite la protección de quiebra, más fácil es el proceso de repagar los atrasos y poner la hipoteca al día, ya que los honorarios de abogado a los que tendría derecho el banco no pueden ser cobrados en su totalidad, ausente una sentencia final y firme. Por tal razón, si ha sido amenazado con la ejecución de su hipoteca o ya ha sido demandado, no espere más y llámenos al 787-781-1882 o 787-615-8733, o escríbanos a calsina@prquiebra.com. El Lcdo. Carlos Alsina se reunirá con usted y le orientará completamente gratis y sin compromiso alguno. Nuestra Oficina está convenientemente localizada en el Segundo Piso del edificio del Banco de Desarrollo Económico al final de la Avenida Piñero, pasando por debajo del Expreso Martínez Nadal, detrás del Banco Popular de Altamira.