La Industria Financiera Estadounidense Cabildea Fuertemente Contra las Medidas del Congreso Para Aliviar a Consumidores y Negocios

cargos por deslice de tarjetasSegún informa Bill Lambrecht de St. Louis Today, los bancos estadounidenses se están esmerando para detener una Ley del Congreso Federal que rebajaría a un monto razonable el cargo que pueden cobrar los bancos por las transacciones electrónicas cuando se usa una tarjeta de débito, o como se conocen en Puerto Rico, tipo “ATH”.

Estos cargos le llaman “swipe fees,” o cargos por “deslizar” la tarjeta por la máquina para pagar. Aunque originalmente el proyecto del Senador Dick Durbin, Demócrata de Illinois, iba dirigido a reducir los cargos en cuanto a todas las tarjetas, incluyendo las de crédito, al enfrentarse al intenso cabildeo millonario de los bancos, la medida que se convirtió en ley en el verano de 2010 se limitó a reducir el cargo respecto a las tarjetas de débito o “ATH”.

No obstante, hace unas semanas, nueve senadores presentaron un proyecto que busca demorar la efectividad de esta ley por 2 años, aludiendo a que los pequeños bancos e instituciones financieras comunitarias supuestamente pudieran afectarse negativamente, limitando el crédito que ofrecen a consumidores.

La propia ley pasada excluye a bancos con menos de $10 billones en activos. En Missouri, la Asociación de Banqueros Independientes, ninguno de los cuales se afectaría por la ley, lleva un fuerte cabildeo en contra de la medida, informa el artículo de Lambrecht.

Según opina el Senador Durbin, la razón para la oposición de la Asociación de Banqueros Independientes responde a los mismos intereses de Wall Street, los cuales, al no ser siempre bien recibidos en Washington, prefieren enviar a los pequeños banqueros a cabildear por ellos. (“Wall Street banks cannot rear their heads in the offices of Capitol Hill these days and be warmly received. So they send in the mom-and-pop banks to do their bidding”).

Los grandes bancos y las compañías de tarjetas de crédito fueron rescatados una y otra vez por el gobierno tras sus propios fracasos, indica Durbin. Añade que ahora van otra vez a la carga buscando que le extiendan la oportunidad de seguir cobrando cargos por deslice de tarjetas ascendentes a más de $1.3 billones mensuales. (“The big banks and credit card companies have been saved from their own internal failures and shortcomings time and time again by this government…Now, here they go again looking for a break on interchange fees worth $1.3 billion a month to them.”).

This entry was posted in Noticias and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply